Si no hay inversión en Marketing no hay VENTAS y si no hay VENTAS no hay RENTABILIDAD

0
21
views
Derechos Reservados de 100x100cucuta.com

Para qué hay que invertir en marketing

 

El marketing sirve para llevar clientes a tu tienda, o para recibir consultas que puedan terminar en un pedido. Aunque en muchas empresas existe la convicción de que el marketing es un gasto, realmente es una inversión: si no hay marketing, no hay ventas, porque los clientes no van a llegar (se irán a la competencia, que invierte en marketing y consigue hacerles llegar su mensaje).

Si no hay marketing, no hay ventas

 

Si se recorta en marketing, es posible que el efecto no se note inmediatamente: sus acciones muchas veces tienen un efecto prolongado. Además, puede ser difícil establecer una relación directa entre marketing y ventas, porque esa relación no es proporcional ni inmediata.

Pero que sea difícil de cuantificar no quiere decir que no exista. El hecho es claro: si no hay marketing, no hay ventas.

Como referencia, fíjate en lo que invierten en publicidad y marketing las empresas importantes: Apple, HP, Coca-Cola… Auténticas fortunas, y no es sólo porque sean grandes –invierten en marketing una proporción significativa de su facturación total, precisamente porque saben que esa relación entre marketing y ventas existe.

Invertir mejor, no recortar

 

Si tu empresa está perdiendo ventas y tiene que reducir costes, lo último que debe hacer es recortar en marketing. Invertir mejor – por supuesto que sí. Pero recortar a ciegas en marketing es un suicidio a medio y largo plazo.

En lugar de recortar, mira cómo puedes invertir mejor tu presupuesto, cómo puedes llegar a tu cliente de una manera más eficaz. Y cuando encuentres la manera, aprovéchala para vender más, no para reducir gastos.

Personalmente pienso que lo que se puede recortar del gasto de marketing en tiempos de crisis, ya no se debería haber gastado en tiempos de abundancia. Pero si algo era necesario antes, ahora lo es exactamente igual, si no más.

Recuerda: si no hay marketing, no hay ventas.

El marketing online sí es cuantificable

 

El impacto real de la publicidad en televisión, prensa, etc. es muy difícil de cuantificar – se ha creado toda una industria para intentar conseguir datos objetivos del resultados de las campañas.

Online es muy diferente: disponemos de herramientas que nos informan exactamente de dónde proceden nuestros clientes – de búsquedas en Google, de banners que hemos puesto, afiliados, redes sociales… Sabemos el seguimiento que tiene nuestro newsletter, los clientes que leen habitualmente nuestro blog, los clics que recibimos en Youtube…

Toda la inversión en marketing online se puede monitorizar de manera muy directa, y la eficacia se puede medir con mucha precisión.

Tenlo en cuenta cuando decidas la inversión entre online y offline.

El margen del producto debe incluir el coste del marketing

Tu inversión de marketing tiene que salir del precio del producto. Si tienes que invertir un 15% en promoción, no vas a poder vivir con un margen del 10%. Excepto en casos muy particulares, cuenta que debes tener un margen bruto sobre el precio de venta del 30-40%, como mínimo. Si es menor, no te cubrirá los gastos que vas a tener para hacer la venta y entregar el producto, menos aún para tener algún beneficio.

No te vas a escapar de invertir en marketing

 

Cuando se plantea un negocio nuevo, es muy frecuente pensar que el gasto en promoción será pequeño, que con un poco que pongas en Google ya tendrás tráfico en la web (y pedidos o pacientes). Incluso hay quien espera obtener ventas de un cupón de $ 50 de Google…

Deja que lo repita: debes invertir entre un 10% y un 15% de lo que quieres vender. Si quieres vender 100.000 $, debes invertir 150.000 $. Si quieres vender 1.000.000 $, debes invertir 150.000 $. Si no inviertes lo que hace falta, no vas a vender, así funciona funciona este negocio.

La inversión incluye la mejora de la Página Web

 

En muchos negocios, la Página Web es tu principal herramienta de venta. El orden parece obvio: primero creas la web, luego la promocionas. A partir de entonces vas aumentando la inversión en marketing para vender más.

Ten en cuenta que la venta mediante la web es un producto de dos factores: el tráfico que puedes generar, y la eficacia vendedora de la web. Con la promoción aumentas el primero – pero no te olvides del segundo.

Una web se puede mejorar de manera sistemática. Igual que una tienda online – se puede mejorar en usabilidad, en generación de confianza, se puede hacer más persuasiva… El objetivo: vender más con el mismo tráfico. Considera iniciar un proyecto de optimización de conversiones, tanto para ventas online como para generación de leads (conseguir clientes).

 

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí